Cerrar búsqueda
El imaginario y la simbología en los sistemas de dominación

El imaginario y la simbología en los sistemas de dominación


Autor/es:


ISBN: 978-987-693-768-9 / 112 pp / 23 x 16 cm / 170 gr / Enero 2019

Comprar

¿Cómo explicar la supervivencia de la especie humana teniendo a la vista sus conductas agresivas con respecto al mismo universo que la contiene? ¿No deberíamos aceptar que la magnificencia del cosmos y la tan terrena humanidad están indisolublemente entrelazadas precisamente a partir de sus contrastes? Empecemos por preguntarnos cómo se sostienen ontológicamente las concepciones políticas y sociales. Luego, intentemos descifrar las maniobras de los sistemas de dominación para filtrar, a través de simbolizaciones e imaginarios en la vida cotidiana, los azarosos rastreos del pensamiento científico a la búsqueda de claves para la inteligibilidad de lo existente.

Los sistemas de dominación se caracterizan por la instalación de imaginarios y simbologías que demarcan zonas de resistencia, paréntesis y burbujas a salvo del riesgo de disolución. Y aquí asoma el problema central de la posmodernidad: la proliferación de imágenes instantáneas que cancelan el imaginario al saturar los primeros planos, en tanto que la circulación de consignas empobrece los rituales y las prácticas de simbolización. Este progresivo debilitamiento cognoscitivo se monta sobre la lógica digital y en la estimulación de deseos inagotables, insinuando así una pérdida irreversible de potencia.

Si pudiera revertirse la inclinación regresiva hacia la disolución de la especie humana, aflorarían otros imaginarios y otras simbologías. En tal caso, deberíamos atender a las voces de alarma que desde distintos foros están llamando a reducir la incertidumbre y señalan cuáles serían las alternativas posibles. Sin desmedro del fortalecimiento de una formación o red conectiva global, habrá que prever eventuales adversidades, desatadas desde el cosmos o desde la misma conectividad global. Las comunidades humanas deberían tener en sus manos la garantía de la propia subsistencia. El manejo de interruptores adquiriría un valor intrínseco que guiaría el imaginario y la simbología del nuevo sistema de dominación, procurando anudar el sentido de la conectividad global con el de las des-conectividades comunitarias.