Soja, inundaciones y Plan Belgrano (III)

por PEDRO PERETTI
Fuente: EL PAÍS DIGITAL

La decisión de devolver retenciones de soja a un puñado de mega millonarios camuflados de “productores”, que operan en la zona geográfica del denominado Plan “verso electoral” Belgrano, ya lo dijimos y lo repetimos, es una de las más nefastas decisiones -de las muchas nefastas decisiones- que viene tomando el Gobierno de MM. No tanto por su impacto presupuestario, sino por el pésimo mensaje que emite a la sociedad; entre ellos y tal vez el más pernicioso es el del “todo vale” ambiental… un auténtico premio a depredadores, responsables en gran parte de las inundaciones que padecemos todos. La depredación ambiental no solo se sufre donde se produce, impacta al conjunto… su daño es universal. Mientras escribo esta nota debe haber no menos de 4.000.000 de hectáreas inundadas y miles de KM de caminos rurales, por donde transita la producción, anegados.

Según el ranking de la FAO, la Argentina está en el top ten de deforestadores de los últimos 25 años, figura novena. El 17 de octubre produjo un nuevo informe, que indica por milésima vez que: “[…] los bosques, nada mejor, para reducir los gases efecto invernaderos”. “[…] la conversión neta de bosques en tierras de otros usos representa la principal fuente de emisiones de gases efecto invernaderos en AL y el Caribe”. Destruir un bosque es un crimen… dice Greenpeace… ¿entonces la Argentina está llena de criminales?… pregunto.

Solo en el 2015, en la zona bendecida por la devolución “segmentada” de retenciones, se desmontó un equivalente a toda la ciudad de Buenos Aires. Allí es donde el cultivo de soja más creció. Un 170%; pasó de 914.000 hectáreas en 1998 a 2.500.000 de hectáreas en el 2013…. y sigue en ascenso.

Dos ingenieros del INTA Marcos Juárez produjeron un informe demoledor del modelo de Monocultivo de soja inducido con concentración de tierras y rentas. Estos ilustres compatriotas alertan sobre que “[…] llovió por encima de la media, pero de ninguna manera eso explica la magnitud del desastre; la clave está en el ascenso de la napa y que arrasaron el monte que retenía el agua”.[…] la napa freática estaba a 10 metros y hoy está a uno. Los suelos están saturados, no pueden absorber más”. (Página 12, 27 de abril de 2016). Un árbol, maduro, solo un árbol, consume entre 100 y 600 litros por día, según la especie. ¿Imaginemos 4.000.000 de hectáreas? ¡¡¡Cómo no nos vamos a inundar!!!, y si a eso le sumamos las 10.000.000 de hectáreas que la soja le arrebató a la ganadería en la pampa húmeda, tendrán una magnitud aproximada del problema. Las pasturas y pastizales naturales, consumen entre 1500 y 2000 mm/año, contra 500 a 800mm/año de la soja. No hace falta argumentar más. Un modelo agrícola que causa un auténtico desastre ambiental… que lo estamos padeciendo.

 

La Argentina no resiste un metro más de soja ni un cm menos de bosque

Hasta el mismo MM adjudica las inundaciones al cambio climático. Si la destrucción de los bosque es la principal causa de la modificación del clima en AL, ¿por qué se premia a los que los destruyen bosques para plantar soja devolviéndole el 5% de retenciones por encima y antes que al resto de los pequeños productores? Los dirigentes agrarios están en su mayoría cooptados por el modelo sojero y el partido gobernante, deben dejar de intoxicar a la opinión pública con medias verdades confusas y generalidades del tipo “el campo”, y sobre valorar lo que aporta “ese” modelo que, a todas luces, es inconveniente para la inmensa mayoría de los argentinos. Es hora que se preocupen por el bienestar general, basta de pedir obras que pagamos todos; para que ellos sigan depredando el medio ambiente. Basta de desmontes, canales clandestinos y de infraestructura vial para transportar productos primarios que reprimarizan la economía. Basta de agregarle factibilidad a la sojización. No puede ser; que no más de 2500 tipos o empresas tengan de rehén ambiental, económico, sanitario, y social, a 44.000.000 millones. La población en general debe tomar conciencia de estos temas; debe aprender a “leer la agricultura”, entender que en ella no solo importa el volumen sino también, y esencialmente, quién, dónde y cómo se produce. ¿¿¿Saben por qué el Gobierno toma las decisiones que toma??? Porque son el poder en estado puro, y el poder no entiende de razones colectivas, solo le interesa “su” billetera… Los sectores populares debemos comprender de una vez y para siempre que sin unidad no hay proyecto popular viable. Si queremos cambiar el modelo; si queremos derrotar a la revolución de los ricos, no queda otra que amucharse, porque… si no ¡¡¡fuimos!!!

Razón sin fuerza es como un tractor sin motor.

Tags: , , ,