Cerrar búsqueda
Manual del antiperonismo ilustrado

Manual del antiperonismo ilustrado


Autor/es:


ISBN: 987-9355-39-3 / 320 pp / 16 x 23 cm / 2da Ed. Abril 2017

2da edición actualizada

Lo primero que se debe decir del Manual del  antiperonismo ilustrado es que es un libro valiente, que se anima a decir lo que casi todos callaron y callan. Luego, que su texto está impregnado del mejor peronismo, de una concepción nacional y popular de nuestra historia en la línea de Pepe Rosa y de Arturo Jauretche.

A su autor no le tiembla la mano para nombrar y polemizar con quienes hoy, oculta o desembozadamente, se colocan del lado liberal-autoritario, la ideología que triunfó al cabo de nuestras guerras civiles y que desde entonces rige no sólo la política y la economía argentinas, sino también los criterios del prestigio y de la validación de lo intelectual.

Claudio Díaz se detiene y profundiza lúcidamente en rubros como el accionar de los historiadores tribunalicios, de la deletérea pedagogía antinacional disfrazada de progreso y civilización, de los lugares comunes que se desempeñaron y empeñan en desacreditar al peronismo (fascista, comunista, clerical, etc.), de la policía de ideas que descalifica a los pensadores nacionales y populares, del gorilismo de los intelectuales de izquierda, de los traficantes de ideologías en el seno del justicialismo. Prólogo Pacho O’Donnell a la primera edición

En el Manual del Antiperonismo Ilustrado acomete al pensamiento de la grieta enfocándose en personalidades influyentes como Arnaldo Rascovsky, Félix Luna, María Sáenz Quesada, Juan José Sebrelli, Román Lejtman, Jorge Luis Borges, Ezequiel Martínez Estrada, Alicia Dujovne Ortíz, Aldo Camarotta, Beatriz Sarlo, Monseñor Justo Laguna, José María Pasquini Durán, Manuel Mujica Láinez, Luis Alberto Romero, García Hamilton, Jorge Castro, Jorge Asís, León Rozitchner, Juan Carlos Portantiero, José Pablo Feinmann, Joaquín Morales Solá, James Neilson, Mario Bunge y Tulio Halperín Donghi”. Prólogo Martín García a la segunda edición

“Yo efectué una dura crítica a lo que se da en llamar el Grupo Clarín y acentué, lo que a mi criterio, había sido una clara manipulación informativa durante la cobertura del conflicto Gobierno vs. Campo a mediados del 2008, tanto por parte del diario como de Canal 13 y TN. Es tanta la repugnancia que sentí por quienes posan como adalides de la libertad de expresión que me dije a mí mismo: hasta aquí llegué. A esta altura ya no puedo soportar tanto cinismo. Me voy avergonzado de la conducta de quienes deberían honrar el trabajo periodístico y no lo hacen”. Fragmento de la carta abierta de Claudio Díaz a sus compañeros, la empresa y la comunidad del 3 de abril de 2010